“Lo importante es la necesidad de las imágenes”

Hace un tiempo un rayo quemó mi disco duro. Todos mis archivos (entre ellos mis fotos), desaparecieron por un año, hasta que un técnico logró recuperarlos. Esa luz que en principio creó las imágenes, también las quemó esa noche en que llovía.

Me pregunté qué sentido tenía acumular imágenes en un computador. Qué sentido tenía para un fotógrafo convertir ese privilegiado espacio de mirar, en un asunto mecánico. Para esa época, ya recorría la ciudad con Camilo Londoño; visitábamos museos y bares y nos sentándonos en la aceras para hablar hasta altas horas de la noche. Conversábamos sobre la mirada: ese universo de referencias y sensibilidades con las que exploramos el mundo. Coincidíamos en algo: mirar es una forma de sentir. Y de conocer, transformar, renovar. Habíamos superado un primer obstáculo para quien aprecia mirar: la cámara. Ahora queríamos detenernos a observar, a (re)conocer. Guardamos la máquina para imaginar otros escenarios posibles.

Evgen Bavcar también creyó perder sus imágenes debido a un fogonazo. Perdió la visión en su ojo izquierdo debido al rasguño de una rama y la de su ojo derecho debido a una explosión. Estudió Filosofía del Arte en París y, para analizar las obras, pedía ayuda a otros para que se las describiesen. Así mismo, muchos años después, aprendió el oficio y se hizo fotógrafo.

¿Cómo es posible?, ¿un fotógrafo ciego? Sí. “Lo importante es la necesidad de las imágenes”, respondió, “no cómo son producidas.”. La idea de Bavcar es terrorismo para un fotógrafo ortodoxo. Prescindir de la cámara, tal vez, le permitía al artista eslavo ampliar las posibilidades expresivas de la imagen. “Cuando imaginamos cosas, existimos: no pertenezco a este mundo si no puedo decir que lo imagino a mi manera. La imagen no es por fuerza algo visual: cuando un ciego dice que imagina, significa que él también tiene una representación interna de realidades externas”.

Tal vez, la pregunta que ese año largo me hice sobre mis archivos extraviados, sirvió para ser consciente de algo: como sucede con las palabras, las imágenes, no deben ser desperdiciadas.  ¿Qué suceden con todas esas instantáneas que disparamos a diario? ¿Para qué sirve que yo capture otro atardecer?

El profesor y fotógrafo catalán, Joan Fontcuberta, recurre a estas preguntas en una de sus charlas sobre su libro La furia de las imágenes, donde expone una visión sensata sobre la producción de éstas en la contemporaneidad,  a través del trabajo Sunsets de la artista Penélope Umbrico. ¿Cuántas fotos se suben a diario sobre lo mismo? ¿Le corresponde al fotógrafo imitar esa manera irracional y automática de producir? ¿Quiénes en verdad se detienen a mirar?

Rebujando en cajas arrumadas durante una residencia local que actualmente hago en Taller 7, descubrí, junto a Milena Contreras, el archivo fotográfico de Mauricio Carmona. Encontramos secuencias de calles y edificios en construcción, casas demolidas, fragmentos de una Medellín que dejó de existir. Su mirada se cruzaba con la idea que yo tenía de construir una obra que hable del contexto de la ciudad y dialogue con una casa de fachada gris que pronto dejará de existir. Pensé en salir a la calle y hacer fotos. Pero, luego de ver, decidí lo contrario: ¿para qué sumar más fotos de atardeceres? Comprendí que, en un mundo sobrestimulado de fotografías, cegado por la luz de las pantallas, suma más un gesto silencioso, de revisión y resignificación, que el ruido de las obturaciones. “Lo importante es la necesidad de las imágenes”, no cómo se producen.

Texto publicado originalmente en la revista Visor, de la Facultad de Comunicación Social-Periodismo, UPB, Medellín, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s